CAMINO A LA EXCELENCIA I: Role Models

En el camino he tenido la suerte de conocer personas maravillosas, que aportaron a mi vida personal y laboral las herramientas para desarrollarme en distintos aspectos. Jefes de los que aprendí mucho y a quiénes admiré, colegas que con su organización y visión transformaron mi percepción de la importancia de mi propio trabajo y cómo desarrollarlo cada vez mejor, amigos que con una visión objetiva y una actitud positiva cambiaron mi percepción y posición ante los problemas… en pocas palabras, gente que me guio y me enseñó por donde queda el camino a la Excelencia.
Una de esas personas, tal vez la más importante, es mi amiga y colega Ana María. Una mujer excelente: inteligente, organizada, responsable, trabajadora, que se adelantaba siempre a las necesidades, pero sobretodo, que no tenía miedo de compartir su experiencia y habilidades. Esto es importante remarcarlo, ya que también he visto muchas personas para las que es claro que compartir no es una opción en el mundo laboral. Por lo general, no son los más hábiles y tal vez no tengan muchas habilidades o lo que sepan sea lo básico operativo y no realmente una herramienta para lograr el éxito profesional, pero es como si para ellos el hecho de capacitar a un personal nuevo significara desprenderse de parte de su sueldo, o tal vez… de su puesto.
La conocí cuando hice un reemplazo en el Consultorio Médico donde ella trabajaba, había dos turnos y yo haría el turno de la tarde, en el lugar de la Secretaria que hacía el segundo turno. Ana María estaba en el turno de la mañana, coincidíamos por un par de horas. Ella tenía esa amabilidad profesional que yo quería imitar: formal, amable y segura de sí misma. Empezó dándome algunos consejos para el desempeño del reemplazo, para el mejor manejo del trabajo compartido. Luego, cuando nos conocimos mejor y nos hicimos amigas, compartía conmigo sus pequeños tips para trabajar, a veces eran cosas muy simples, pero hacían una diferencia en la presentación del trabajo final. Si alguien ha oído hablar del “Kaizen” y las “5 S,” entonces sabe el tipo de trabajo que desarrolla alguien como Ana María. Para quienes aún no tienen conocimiento de estas teorías japonesas o si no las recuerdan, ellas hablan del Cambio para Mejorar, es decir, la idea de que siempre hay mejores maneras de hacer las cosas (aprendizaje constante); las técnicas de trabajo: Clasificación, Orden, Limpieza, Mantenimiento y Disciplina que se deben aplicar a todos los roles de nuestra vida: personal, profesional y social.
No hace mucho escuché a alguien joven, economista profesional, referirse a un proceso de trabajo de la siguiente manera: “siempre se ha hecho así, ‘X’ lo hacía así y nosotros lo seguimos haciendo igual,” sentí vergüenza ajena de que alguien, supuestamente más preparado, tenga una visión tan limitada de lo que significa el desempeño laboral.
Retornando a Ana María, se convirtió, tal vez sin saberlo hasta el día de hoy, en mi Mentora Laboral. Ella trabajaba Bien, así con mayúscula; sin embargo, sus empleadores no apreciaban su valor real. A veces se menosprecia el trabajo de una Asistente o Secretaria por el hecho de considerarnos como “no profesionales,” es decir, sin título universitario. Lamentablemente, Ana María no encontró el apoyo que su desempeño merecía, ella tenía aspiraciones, necesidades familiares (era divorciada con hijos en edad universitaria) y, por qué no, engreimientos personales que no podía satisfacer con lo poco que ganaba y el escaso tiempo de que disponía. Le dio años de trabajo de calidad y de su vida a un empleo que no daría por ella otra cosa que un sueldo mensual insatisfactorio. ¿Vale la pena continuar una relación laboral con una empresa que no valora ni ofrece oportunidades de progreso a sus colaboradores?
En muchas empresas, al inicio de mi vida laboral, vi ejemplos de esa mentalidad retrógrada que considera que “el trabajador debe estar agradecido por la oportunidad laboral que la empresa le brinda” y por lo tanto, la empresa ya hizo suficiente por él, o tal vez esta otra frase, a veces tácita, otras explícita, que considera que “el trabajador no se va ir… porque no encontrará a donde,” en consecuencia, analizando esta ideología, el trabajador no sólo es considerado de bajo nivel, sino que encima tiene que bailar al ritmo que le toquen sin reclamar. Ana María entraba a trabajar a las 7:30 am., a las 2pm salía en dirección a su segundo trabajo, donde su turno se extendía hasta las 9 pm. En su primer trabajo, el Consultorio Médico, ella era quién mantenía la organización “andando,” su compañera de la tarde, una mujer agradable, muy conversadora, cuya personalidad podría describir como “una castañuela,” era todo lo contrario; tenía poco sentido de organización, para ella el trabajo era “hacer lo estrictamente necesario y que no implique realizar un esfuerzo adicional,” un tipo de mentalidad que es el común denominador en muchas personas hoy en día.
Siempre he pensado que cada quién “conserva” su puesto de trabajo como puede: algunos se convierten en aduladores de los jefes, otros en “Miss” o “Mr. Personality” y se rodean de muchos amigos que, por supuesto, se convierten en cartas bajo la manga para solapar su pobre desempeño laboral, otros se apoderan de alguna “bomba” que a otros no les conviene que estalle, y otros pocos ganan su puesto con su trabajo. ¿Cuál es el tipo de trabajador que a la empresa le interesa conservar? ¿Saben las empresas, o los reclutadores, identificar los diferentes tipos de trabajador a través de sus procesos de selección? ¿Se hace un seguimiento al desempeño del trabajador una vez contratado? Se ha puesto de moda la “retención del talento,” sin embargo, los talentos siguen huyendo de empresas dónde, lamentablemente, quienes se quedan o quiénes siempre estuvieron, son los tipos de trabajadores como los que acabo de describir. Esta es la cruda verdad.
Hoy los tiempos están cambiando, pero aún estamos “verdes” en cuanto a “retención del talento” se refiere. Las empresas deben entender las necesidades y aspiraciones del trabajador para poder ofrecer una verdadera mejora que haga posible la continuidad de la relación laboral. Esas necesidades y aspiraciones son distintas en cada nivel y así deben ser analizadas y entendidas. Está fuera de la realidad actual que se considere que una Asistente o Secretaria aspira a una caja de chocolates sobre su escritorio como idea de progreso o de motivación laboral. A los empleadores les queda como tarea identificar, con intención sincera y no sólo por salir de una tarea tediosa, cuáles son las motivaciones de su personal para poder retener a quiénes consideren valiosos.
El caso de Ana María, aunque no sea el ideal de quiénes aspiran a desarrollar un trabajo de excelencia, sea cual sea su área laboral, nos enseña que no sólo debemos dar nuestro mejor esfuerzo y aprender todo lo que podamos en nuestros trabajos siempre, sino que también es importante analizar si estamos en el lugar adecuado para desempeñarlo o si es momento de dejar nuestra “zona de confort” y aventurarnos a ese mundo de oportunidades y nuevos conocimientos que está allá afuera… claro, no siempre será color de rosa, pero hasta que encontremos el lugar que nos reciba con los brazos abiertos, aprenderemos mucho en el camino. En mi experiencia personal, puedo asegurar que siempre es para mejorar.
Ana María es la persona que me dio ejemplo de buena performance ejecutiva. Aprecio mucho el haberla encontrado en mi vida, el que seamos amigas hasta el día de hoy y que entienda mis locuras y desaciertos, como tal vez nadie más lo haría, aunque a veces no los comparta y me dé su opinión sincera y sin maquillajes absurdos cuando así lo amerite. Dedico a Ana María y a todas las personas valiosas como ella este capítulo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s